Blog

diciembre 5, 2016

UN NUEVO COMIENZO

Creo que es propicia la ocasión para hablar de un nuevo comienzo, ya que estamos iniciando un nuevo año, estos días son tiempos de reflexión, sobre lo que hemos hecho o hemos dejado de hacer, además, momentos especiales para trazarnos metas y proponernos ser mejores o hacer las cosas mejor que el año pasado. Si deseas tener un nuevo comienzo es importante tomar en cuenta lo que hizo el hijo Prodigo, quien después de derrochar los bienes de su padre, y haber vivido perdidamente, volvió en sí, en medio de un chiquero cuidando cerdo, (Trabajo que era abominable para el Judío).

El hijo prodigo dijo: Mt. 11:28 ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Lucas 15:17-18

1.- Reflexiona y reconoce.

Mientras el hombre anda ciego en sus delitos y pecados no entiende ni reconoce que hace mal. Por eso dijo Jesús: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Mt. 11:28. El hijo prodigo volvió en sí y reconoció que estaba trabajado y cargado y que era hora de regresar a casa de su padre.

2-. Confiesa y declara.

El Hijo prodigo dijo: Me levantare e iré a mi padre.

Ya que has reflexionado, declara lo que vas a hacer según el Salmo 116:10 Creí; por tanto hablé, estando afligido en gran manera. Declara que iras al culto, que no volverás al pecado, que pedirás perdón, que volverás a casa.

3-. Regresa y humíllate. Levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Luc. 15: 20-21 No te quedes solo en buenos deseos. Actúa.

4-.Comienza de nuevo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; Porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. Luc. 15:23-24

Una vez en casa, que no te turbe lo que diga tu hermano mayor, disfruta los regalos y los beneficios de tu padre, sirviendo con humildad y velando en todo tiempo para no estar otra vez fuera de casa.

Pastor Isidro Rodriguez

Uncategorized
About administrador

Pastor en la Obra Luz del Mundo del Perú. Misión La Victoria, Chiclayo.

A %d blogueros les gusta esto: