Tres nuevas galerías subterráneas, que presentan los primeros entierros humanos de la época Chavín, fueron descubiertas en el Monumento Arqueológico Chavín de Huántar en Áncash. Los arqueólogos que participaron en estos trabajos indicaron que este hallazgo es uno de los más importantes de los últimos 50 años.

El descubrimiento de estas galerías se realizó con el uso de pequeños robots dotados de microcámaras. “El hallazgo de las galerías tiene una doble particularidad. El uso de nuevas tecnologías que han revelado espacios que han permanecido cerrados desde la época Chavín, y la riqueza de la información arqueológica que los investigadores esclarecerán para enriquecer el conocimiento del Monumento Arqueológico Chavín de Huántar”, explicó el viceministro de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura, Luis Felipe Villacorta.

Descubrimientos

Los recientes hallazgos realizados por especialistas del Programa de Investigación Arqueológica y Conservación de Chavín de Huántar de la Universidad de Stanford, permiten tener un mayor conocimiento de las tradiciones ceremoniales y religiosas de la cultura Chavín. Además permitiría comprender los orígenes del concepto y empleo de autoridad en las sociedades de la región andina.

“Los arqueólogos tendrán trabajo durante muchos años explorando el mundo Chavín, del cual solo hemos raspado la superficie con estos descubrimientos”, declaró el Dr. John W. Rick, de la Universidad de Stanford, California, director del programa de investigación.

Programa de investigación

Según informó el Ministerio de Cultura hasta el momento solo se conoce el 15% del Monumento Arqueológico Chavín de Huántar. Se espera que con el uso de pequeños robots se logre descubrir la distribución de las galerías subterráneas y lo que albergan, para conocer el mapa de la actividad ritual y la parafernalia asociada a la compleja vida ceremonial de este templo.

Los descubrimientos son producto de 25 años de trabajos realizados por el Programa de Investigación Arqueológica y Conservación de Chavín de Huántar de la Universidad de Stanford, los mismos que han contribuido a la puesta en valor del sitio, mejorando el mantenimiento de la galería donde está el mítico Lanzón Monolítico.