Este año se inaugura en Rotterdam, Holanda, la primera granja flotante del mundo, con la intención de ayudar a la ciudad a producir sus alimentos de forma sostenible. ¿Pero podrán alguna vez estas curiosas granjas producir lo suficiente como para alimentar a las poblaciones urbanas en constante crecimiento?

Beladon, una empresa inmobiliaria holandesa, está lanzado la primera granja flotante del mundo en un puerto urbano.

Las instalaciones, que fueron construidas frente al puerto Merwehaven en Rotterdam, albergarán unas 40 vacas Meuse-Rhine-Issel que serán ordeñadas robots.

Puede que las áreas urbanas no parezcan a primera vista los lugares más lógicos para una granja, pero reducir la distancia que recorren los alimentos hasta llegar a los consumidores tiene mucho sentido desde el punto de vista medioambiental, ya que reduce la contaminación generada por el transporte.

Y si la población mundial crece hasta alcanzar los 9.800 millones para 2050, como señalan estimaciones, el 70% vivirá en ciudades (hoy día es el 55%).

Por esta razón, las granjas urbanas en espacios interiores, donde los vegetales se cultivan en estantes organizados de forma vertical, iluminados por luces ultravioletas, están aumentando.

Acortar distancias

La granja de Beladon, de tres pisos y anclada en el lecho oceánico, tiene previsto comenzar a funcionar a fines de 2018 y producir 800 litros de leche al día.

A Peter van Wingerden, ingeniero de la empresa, se le ocurrió la idea en 2012 cuando estaba en Nueva York trabajando en un proyecto para construir una casa flotante en el río Hudson.

Cuando estaba allí, la ciudad fue azotada por el huracán Sandy. Las calles se inundaron y la red de transporte quedó paralizada.

Las entregas de mercadería empezaron a complicarse y, a los poco días, era casi imposible encontrar alimentos frescos en las tiendas.

“Al ver la devastación causada por el huracán Sandy, me di cuenta de la necesidad de producir alimentos lo más cerca posible de los consumidores”, dice Van Wingerden.

“Ahí surgió la idea de producir alimentos frescos (para adaptarnos a los cambios del clima) en el agua”.

Este concepto también es resistente a los huracanes, agrega.

Punto de partida

Al principio, la gente pensaba que la idea era “rara, graciosa o increíble”, dice el ingeniero, pero ahora han empezado a creer en ella.

“Con la demanda creciente de alimentos sanos, la rápida urbanización y el cambio climático, no podemos confiar únicamente en los sistemas de producción de alimentos del pasado”.

En 2012, su equipo comenzó a trabajar en el diseño y a conversar con las autoridades del puerto en Rotterdam.

A pesar de las dudas iniciales por el ruido y el olor potencial de un establecimiento semejante, el puerto le concedió a Beladon un espacio para crear un prototipo.

Desde entonces, la granja empezó a cobrar forma y, a comienzos del verano, la plataforma flotante fue trasladada desde el norte de Holanda hasta Rotterdam.

Minke van Wingerden, esposa de Peter y socia comercial, dice que la granja comenzará con 40 vacas, una cantidad suficiente para que no dé pérdidas.

Pero dice que es muy fácil ampliar el proyecto.

Reciclaje y energía propia

Otro objetivo que se han propuesto es reutilizar y reciclar todo lo posible.

“Al menos el 80% de lo que comerán nuestras vacas serán productos de descarte de la industria alimentaria de Rotterdam”, explica el director general de la granja, Albert Boersen.

Pero también está consciente de que las limitaciones del espacio pueden ser justamente un límite a la cantidad de alimento que pueden producir.

“Las limitaciones a la producción de alimentos en ambientes controlados incluyen los costos para la inversión inicial, la luz LED y los continuos suministros de energía”, dice Beed.

“Esto significa que a menos que se establezcan políticas para incentivar a los pequeños productores, estas tecnologías estarán solo disponibles para entidades privadas ricas o públicas”.

No obstante, compañías como Plenty, en San Francisco, Estados Unidos, o Spread, en Japón, están atrayendo inversores para desarrollar granjas en espacios interiores para cultivar vegetales.

Mundo mejor

Peter y Minke van Wingerden están ahora buscando oportunidades para construir más granjas flotantes en Holanda y también en Asia.

“Esperamos crear muchas más granjas flotantes, pero también nos gusta la idea de que otros nos copien o contribuyan con ideas para alcanzar los mismos objetivos”, dice Peter van Wingerden.

“La producción de alimentos saludables y en cantidad suficiente, es clave para lograr un mundo mejor, más limpio y más seguro”.