Un nuevo informe, publicado de forma parcial este miércoles por el semanario alemán Der Spiegel, señala que más de 3.600 niños de Alemania fueron abusados por curas entre 1946 y 2014.

La investigación fue encargada por la Conferencia Episcopal alemana e iba a ser publicada el próximo 25 de septiembre, pero el prestigioso semanario adelantó su contenido en su edición digital.

Un portavoz de la Iglesia católica en el país manifestó que la institución está consternada y avergonzada“.

Se trata de la última de una larga lista de revelaciones sobre décadas de abusos sexuales cometidos por clérigos de la Iglesia católica alrededor del mundo y encubiertos de forma sistemática.

El último de estos escándalos se destapó en Estados Unidos y llevó al Papa a publicar una carta dirigida a la comunidad católica mundial pidiendo perdón.

Según la información de Der Spiegel, alrededor de 1.670 miembros de la iglesia en Alemania perpetraron algún tipo de ataque sexual a 3.677 menores durante un período de 68 años.Papa Francisco.

Solo un 38% de los supuestos perpetradores fueron procesados y la mayoría se enfrentaron a procedimientos disciplinarios menores, según el medio alemán.

Aproximadamente la mitad de las víctimas de esos abusos eran menores de 13 años y en uno de cada seis casos se trató de alguna forma de violación“, cita la publicación.

El estudio desvela además un sistema de encubrimiento de los abusos. Según el informe, los supuestos abusadores fueron trasladados a nuevas comunidades, donde no se emitió ninguna alerta sobre sus acciones.obispos católicos en Alemania durante el funeral del cardenal Karl Lehmann.

El informe fue realizado por tres universidades alemanas, a partir de 38.000 documentos de 27 diócesis del país. Sus autores consideran que la verdadera magnitud de los abusos es más grande, ya que algunas pruebas de lo ocurrido fueron “destruidas o manipulados”.

La Conferencia Episcopal alemana encargó ese estudio a las universidades a raíz del escándalo de los abusos sexuales que sacudió a la Iglesia católica alemana en 2010, que generó una crisis de credibilidad para el catolicismo alemán, informa la agencia EFE.

El obispo Stephan Ackermann, coordinador de la Conferencia Episcopal para la investigación de abusos sexuales, lamentó que el contenido del estudio se hubiera publicado antes de lo previsto.

No obstante, señaló: “Conocemos la magnitud del abuso sexual que ha quedado demostrado por este estudio. Estamos consternados y avergonzados”.

El portavoz explicó que el objetivo del informe era arrojar luz sobre “este lado oscuro de nuestra Iglesia, en beneficio de los afectados, pero también para que nosotros veamos los errores y hagamos todo para prevenir que esto se vuelva a repetir”