Este domingo estudiaremos: PESADO EN BALANZA”, recuerda que nuestras ESCUELAS DOMINICALES son transmitidas en vivo a partir de las 10:00 am a través de LUZ 102.FM (Enlace en vivo)


Tema: 1527

12/08/18

PESADO EN BALANZA

Lectura: DANIEL 5.

Texto para memorizar: Apocalipsis 3:3.

“Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.”

INTRODUCCIÓN:¨Pesado has sido en balanza y fuiste hallado falto¨. Fueron palabras que le dijo Dios al rey Belsasar, dándole a entender que Dios había examinado su vida y lo había encontrado culpable de muchos pecados. Aquel rey no comprendió que Dios estaba visitándole hasta el día del juicio. Como le sucedió a Sansón.

I. LA FORMA DEL JUICIO

1. La opinión personal puede ser engañosa: Le hace creer a uno lo que realmente no es. Ap. 3:17.

2. La gente puede tener un concepto equivocado de nosotros; pero Dios si sabe quiénes somos realmente. 1S. 16:7.

3. Dios no tiene necesidad que le digamos lo bueno que somos o que otros le digan, Él conoce todas las cosas. He. 4:13.

II. EL JUICIO ES INESPERADO

1. Belsasar nunca se hubiera imaginado que aquel día Dios lo iba a llamar a rendir cuentas. Dn. 5:3-5.

2. Herodes no se imaginaba que Dios le enjuiciaría por negarse a darle la gloria. Hch. 12:23.

3. Coré, tampoco pensó que Dios enviaría su juicio sobre él a causa de su rebelión contra Moisés. Nm. 16:31-32.

III. EL JUICIO ES INEVITABLE

1. El Señor Jesús dijo: Cada uno recibirá el justo pago por sus obras, sean buenas o malas. Mt. 16:27; Ap. 22:12.

2. Cuando cometemos faltas y nos arrepentimos genuinamente, Dios nos libra de la condenación eterna, pero no de la retribución que exige la culpa. 2 S. 12:9-13.

3. tu maldad te castigará. Jr. 2:19; Ga. 6:7.

CONCLUSIÓN: Lo que hemos estudiado debe ser una lección para todos, principalmente para aquellos que viven cometiendo pecados, pensando que como pasa el tiempo y siguen viendo el respaldo de Dios en sus ministerios; Él no les toma en cuenta las faltas. Pero llegará el momento en que serán pesados en la balanza de Dios cuando menos se lo esperan. Recordemos el triste final de Sansón: él jugó con el pecado y su maldad lo alcanzó al final, “Tarde o tempano el malo será castigado” Pr. 11:21.